lunes, 6 de abril de 2009

Charlton Heston. Tributo al primer heroe de la CI-FI cinematografica

Fue Neville,un tipo que era leyenda,además de el último hombre vivo de la tierra.Fue Moisés,el que recibió las tablas de la ley y guió al pueblo de Israel hacia la Tierra prometida.Fue Rodrigo Díaz de Vivar,el que ganaba batallas después de muerto.Por supuesto también fue Taylor,el astronauta que arrodillado en una playa maldijo las guerras y a los que las provocan en uno de los mejores finales de la historia del cine.Su nombre era John Charles Carter,pero el mundo lo conoció como Charlton Heston.Murió un 6 de Abril de 2008,sin recordar ni una sola de sus hazañas cinematográficas debido al alzehimer que padecía desde 2002.

Ha pasado un año desde que murió,por eso queremos rendir un pequeño homenaje a este actor,dueño y señor de las épicas aventuras en Panavisión,que llenaba la pantalla con su profunda voz,su presencia física y su gran personalidad.


CHARLTON HESTON.

TRIBUTO AL PRIMER HÉROE DE LA CI-FI CINEMATOGRÁFICA.

Por Jesús Bernal.



Admirador del trabajo de Clark Gable,James Stewart y Gary Cooper,Heston,perteneció a la generación de actores que relevaron a las estrellas de la edad de oro de los grandes estudios después de la Segunda Guerra Mundial.

Esta leyenda del cine,que cuenta en su extensa filmografía con un buen puñado de excelentes clásicos,nació como John Charles Carter en Illinois,un 4 de Octubre de 1923.En 1932,se produjo el divorcio de lsus padres,hecho que provocó que se marchara a vivir con su madre.Años más tarde,ella volvería a casarse con Chester Heston,apellido que llegado a la edad adulta utilizaría como nombre artístico.La nueva familia se mudó a Chicago,ciudad en la que el joven Charlton participa en varias funciones teatrales,con tan buenos resultados que obtuvo una beca para estudiar arte dramático en la Universidad del noroeste,en Evanston.En 1944 se casa con Lydia Clarke,una compañera de estudios.Ese mismo año es llamado a filas y marcha al Pacífico a combatir en la Segunda Guerra Mundial.A su vuelta,el matrimonio se desplaza a Asheville,en Carolina del norte,donde se hacen cargo del teatro local como actores y gestores.

En 1950 la pareja se traslada a Hollywood.Allí la Paramount le da Heston la oportunidad de debutar en el cine profesional con Ciudad en sombras de William Dieterle.Aquí es donde comienza realmente su carrera.Antes de convertirse en presencia ineludible de las grandiosas superproducciones que competían con la televisión,destacó en Pasión bajo la niebla (1952) en o Cuando ruge la marabunta (1954).



Después vino el esplendor del cartón piedra y el Technicolor.Cecil B. de Mille lo seleccionó en 1952,no siendo un rostro demasiado conocido para El mayor espectáculo del mundo,y posteriormente en 1955 para Los Diez Mandamientos (1956).Su papel de Moisés aún hoy se recuerda.Lo mismo sucede con aquellas memorables escenas en las cuales abre las aguas del mar para guiar a su pueblo hacia la Tierra prometida o cuando recibe las tablas con los mandamientos de Dios a los hombres.




La carrera de Charlton Heston acababa de entrar en su etapa de mayor reconocimento.Trabajó en Horizontes de grandeza (1957),Sed de mal (1958) de Orson Welles,(que pudo filmarse gracias al empeño personal del actor.Presionó a los ejecutivos de la Universal para que contrataran a Wells,y financió parte de la película con dinero pagado de su propio bolsillo),Misterio en el barco perdido (1959),al lado de Gary Cooper,y el punto culminante,Ben Hur de William Wyler.Galardonada con once Oscars en 1959,entre ellos el de mejor actor para el propio Heston.Más tarde,Samuel Bronston,hábil productor que tras una carrera no muy exitosa en los USA,llegó a España con la idea de convertir las afueras de Madrid en un gigantesco plató de cine similar a los de Hollywood,lo contrató para El Cid,(1961).Por cierto,nadie se quejó de porque no un español se hacía con el papel.Su siguiente film fue 55 días en Pekín (1963) de Nicholas Ray,de nuevo producida por Bronston junto con Ava Gadner y David Niven.

Con un carisma más que evidente,Heston,(que se había convertido en actor en el teatro interpretando los clásicas obras de William Shakespeare),además de sus Moisés,Judah Ben Hur o Rodrigo Díaz de Vivar,compuso personajes como Miguel Ángel Buonarotti en El tormento y el éxtasis (1965),San Juan Bautista en La historia más grande jamás contada (1966),el Cardenal Richelieu en Los tres mosqueteros (1973),o Enrique VIII en El príncipe y el mendigo (1977).

Ya entrados en los sesenta,y con un estatus ya conseguido en Hollywood,comenzó a involucrase activamente en las películas en las que intervenía.Fue el artífice de la puesta en marcha de El señor de la guerra (1966),y Mayor Dundee (1965) de Sam Peckinpah,(se enfrentó con los productores cuando pretendían interferir demasiado en la dirección).

Supo elegir sabiamente sus papeles,permitiendo prolongar su carrera cinematográfica en la madurez,alejándose del prototipo de galán.



Entre finales de los 60 y y los 70,muerto ya el cine de gran espectáculo,y en plena Guerra fría,se mantuvo en primera línea con una tres grandes films de ciencia ficción.El último hombre... vivo (1971),El planeta de los simios (1968) y Cuando el destino nos alcance (1973).Dejó la CI-FI pesimista,y la crítica a la sociedad de la época para pasar a intervenir en La batalla de Midway (1976),y en películas de catástrofes aéreas como Aeropuerto 75(1974),y de desastres naturales como Terremoto,(1974) de nuevo junto a Ava Gardner. Heston chapurreaba algo de español y en su época con Bronston,rodó en España en régimen de coproducción La selva blanca (1972) junto a Juan Luís Galiardo,y su primera película como director, la adaptación de Shakespeare Marco Antonio y Cleopatra,(1972),un film que le supuso un fracaso en taquilla con el que contó con actores españoles como Carmen Sevilla,el mencionado Galiardo y Sancho Gracia.

En sus últimos años actuó en teatro,dirigió Duelo en las profundidades,(1982) y trabajó en la serie Los Colby,(1985 - 1987),aquel spin-off de Dinastía donde compartió protagonismo con Barbara Stanwyck ,en la producción de Antena 3 Camino de Santiago en 1999,y en breves papeles en series como Seaquest DSV en 1994 y The outer limits en el 2000.La última época de su carrera va ligada a su propia productora,la Aggamennon Films.Con su hijo Fraser como socio,(nacido en 1955,fue el Moisés bebe en la película de De Mille),puso en marcha una serie de películas que fueron distribuidas en tele por cable.Algunas llegaron a estrenarse en cine.Fueron La isla del tesoro en 1989, El poder del triunfo dirigida por el propio Heston en 1988 y Compromiso sangriento en 1990,donde encarna a Sherlock Holmes.

No faltaron cameos en producciones como la nueva versión de El planeta de los simios (2001),de Tim Burton,(donde maquillado de anciano simio advertía a otro maquillado Tim Roth de lo peligroso del ser humano),en Mentiras arriesgadas de James Cameron (1994),en Wayne´s world 2, (1993),en En la boca del miedo (1995) de John Carpenter,en el Hamlet de Kenneth Brannagh (1996),además de diversas colaboraciones prestando su voz en Armagedon (1998) de Michael Bay,o la versión animada de Ben Hur realizada por Bill Kowalchuk para la televisión en 2003.

A lo largo de su vida se involucró en varias actividades sociales y políticas. Estuvo al lado de Martin Luther King en la marcha por los derechos civiles,presidió el sindicato de actores y desde 1999 a 2003 fue el presidente de la National Rifle Association.Ya sabéis,la asociación que defiende la segunda enmienda de la Constitución americana.Es decir,la que otorga el derecho a llevar armas.

Escribió dos libros de memorias,In the arena y Charlton Heston's Hollywood: 50 Years in American Film,además de dos ensayos sobre pensamiento conservador,To be man: Letters to my grandson y The courage to be free.


En Agosto de 2002 anunció públicamente que padecía una demencia degenerativa similar al Alzehimer y pidió a sus admiradores que no sintieran lástima por él.Que lo recordaran con alegría.Su vida había sido plena.Su ultima aparición pública data de octubre de 2003 en una entrevista en la televisión norteamericana.


En 2002,el director Michael Moore le engañó,haciéndole participar involuntariamente en su documental Bowling for Columbine.Con la excusa de hacerle una entrevista,el actor,totalmente confiado le invitó a la mansión de Berverly Hills en la que vivió con su esposa las últimos cuatro décadas de su vida.Moore le enseñó su carnet de afiliado a la Asociación del rifle que el presidía para ganarse su simpatía para acto seguido enseñarle un cuadro con una foto de una niña que había muerto por accidente por un arma que su padre guardaba en su casa.Indignado por la encerrona se marchó dejándolo solo.

Fue uno de los iconos del cine de aventuras de la segunda mitad del siglo XX.Un héroe clásico que permanecerá para siempre en formato cinematográfico.

Cuando de Michael Moore ya no hable ni la wikipedia,el gran Charlton Heston seguirá vivo aterrándose en una playa a la vista de una derruida y oxidada Estatua de la libertad.


Amigos,las leyendas nunca mueren.























5 comentarios:

cerebrin dijo...

Muy buen artículo Jesús. Y suscribo una por una tu reflexión final a cuento del gañán de Moore.

Un saludo.

Jesús Bernal dijo...

Gracias Mr.Cerebrín.Es lo que pienso de Moore.Es un tipo con un ego tan grande como su panza.¿Seguirá con sus documentales-denuncia ahora que Bush está fuera del poder?.¿Le meterá caña a Obama?.

cerebrin dijo...

Ahora creo que se estrena en España uno que ha hecho sobre el sistema sanitario norteamericano. Pero vamos, este tío para mi no tiene ninguna credibilidad. Solo con la anécdota que tu comentas relacionada con Heston, no es muy difícil darse cuenta como el tal Moore es un manipulador de tomo y lomo.

Ya que estamos, aprovecho para que David se enteré de una cosa que le comenté por teléfono, por si se le ha pasado por alto:

http://cerebrin.wordpress.com/2009/04/07/rarezas-ci-fi-con-llamentol/

Un saludo. ;)

filomeno2006 dijo...

Gran actor

Anónimo dijo...

Enorme tipo este Charlton Heston. Una superleyenda que efectivamente nunca morirá. Es uno de los poquísimos héroes de la pantalla que realmente convence como hombre noble. Yo le hubiera vuelto a dar el Oscar por esas maravillosas películas donde encarna al atormentado Miguel Angel (La Agonía y el Extasis) y al heróico General Gordon (Karthoum).