martes, 17 de marzo de 2009

Archivos MONSTER WORLD (2) Charlando con Carlos Aguilar

Continuamos rescatando articulos y entrevistas del archivo del fanzine. Hoy la entrevista realizada por mi socio Frank Hernandez al gran Carlos Aguilar aparecida originalmente en el numero 6. Todo un honor y un autentico placer el poder compartir parte de la historia del nuestro Fandom con sus recuerdos.


MONSTERWORLD: Una pregunta típica, pero que nunca te hacen. ¿Cómo empezó tu afición al cine?

CARLOS AGUILAR: Pues igual que en la mayor parte de la gente de mi generación. Viendo programas dobles en cines de barrio. O sea, copias cochambrosas, dobladas y cortadas, en unas salas incómodas y malolientes, con el público vociferando o roncando, según el caso. Las películas, por supuesto, eran de género, y por lo común europeas. Así crecí a la sombra, primero, del Peplum italiano, el Krimi alemán y los pseudo-Bond mediterráneos, y a continuación del terror inglés, español e italiano, el Spaghetti Western, el policiaco francés... También había que tragarse las comedietas españolas, que yo soportaba con resignación, aunque no tanta como tragándome el repulsivo NoDo, hoy tan reivindicado. La gente de vuestra generación no puede imaginar lo que es crecer así. Aunque también te digo que no cambio esta infancia y adolescencia por nada, por mucho tardofranquismo que soportase.

MW: ¿Tenías preferencias?

CA: El cine de género, claro. Y además seguía una política de estrellas, en cierto modo. Te aburriría enumerando nombres, pero como actores me atraían indefectiblemente al cine, fuera cual fuera la película, Klaus Kinski, Christopher Lee, Henry Silva, Lee Van Cleef, Tomás Milian, Peter Cushing, Horst Frank, Herbert Lom... En cuanto a actrices, lo mismo digo, sobre todo, de Marisa Mell. E igualmente de Margaret Lee, Florinda Bolkan, Rosalba Neri, Erika Blanc, Barbara Steele, Chelo Alonso, Maria Perschy... Con una mención especial para Soledad Miranda, que me dejó una huella indeleble en Las vampiras, por muy cortada que estuviera.

MW: ¿Cuándo empiezas a escribir?

CA: A título privado, a los doce o trece años. Haciendo una ficha de cada película que veía, tanta era mi afición. Eran fichas de ocho o diez renglones, y yo por una cara escribía los datos básicos, así como una calificación del 0 al 10, y el cine y la fecha en que vi la película. Y al dorso escribía mi crítica. Muy personal y de lo más infantil, obviamente. Llegué a acumular muchas de estas fichas a lo largo de los años, y fue el embrión de mi Guía del Video-Cine. Aún guardo este fichero infantil, como recuerdo especial. Está en la casa de mis padres.

MW: ¿Y cuándo empiezas a publicar?

CA: A los 19 años, más o menos, en el campo de los fanzines. Poco antes de hacer el mío.

MW: ¿Pero cómo te curtes?

CA: Colaborando a destajo en una revista de Barcelona, publicada durante el boom del video y que se vendía muy bien justo por esto. Se llamaba Video Actualidad y yo escribí de 1983 a 1985. Críticas, reportajes, entrevistas, artículos... Escribía unos cincuenta folios mensuales, a veces más. Tal como se hacía entonces, o sea primero a mano y luego en unas máquinas de escribir que ni siquiera eran eléctricas. Escribiendo tanto en estos años fue como aprendí el oficio en el sentido profesional del término: respetar los plazos, atenerme al espacio pactado... O sea, la capacidad de respuesta. Ten en cuenta que encima compaginaba esto con mi labor en el festival Imagfic y colaboraciones en otras revistas, como las míticas Casablanca y La Luna de Madrid, la cual aglutinaba a la inefable Movida Madrileña. Cuando escribía en Video Actualidad, además de mi nombre firmaba con dos pseudónimos, es la única vez que lo he hecho.

MW: ¿Cuáles eran?

CA: Uno Carlos Spinola y el otro Julián Blanco, en homenaje a dos actores que admiro mucho, el argentino Hugo Blanco, y nuestro inefable Julián Ugarte.

MW: ¿Colaboras actualmente con alguna revista?

CA: Varias, principalmente Nosferatu, que edita Donostia Kultura.

MW: ¿También colaboras con los libros que hace esta editorial para la semana de terror de San Sebastián?.

CA: Sí, conocí a José Luis Rebordinos cuando él editaba una revista llamada Dezine. Estaba preparando un número especial dedicado a Jesús Franco, y como conocía nuestra relación me llamó para colaborar. De ahí surgió una óptima relación profesional y de amistad, en virtud de la cual contó conmigo para su festival.

MW: ¿Gustó el ciclo que hicisteis de cine fantástico español?

CA: Mucho. Ten en cuenta que la mayor parte de las películas que programamos sólo se podían ver en unas copias de video muy casposas. En cambio, nosotros proyectamos copias muy buenas, incluso algunas nuevas, recién salidas del laboratorio.

MW: ¿Pudiste programar todas las películas que querías o tuviste problemas con alguna?

CA: Hubo que renunciar sólo a No profanar el sueño de los muertos, porque no encontramos ninguna copia decente, ni tampoco el negativo a partir del cual poder tirar una copia nueva.

Con Eli Walach (iz) y Giuliano Gemma en el festival de Madonna de Campiglio (2001)

De izquierda a derecha; Karl Heinz Mannchen, Carlos, Jesus Franco y Leon Klymovsky durante el homenaje a Jesus en la filmoteca Española (1993)

Con su mujer Anita Haas y el desaparecido John Phillip Law durante la presentacion del libro "El cine fantastico de aventuras"(2004)

MW: Cuéntame algo de Ataúdes de luz, es un proyecto que nos tiene en ascuas.

CA: Bueno, sólo puedo deciros que va para largo. Nacho Cerdá, que tiene mucho talento, está absorbido en su primera película. Para Ataúdes de luz tiene cantidad de horas grabadas, ahora sólo necesita tiempo para darle forma. Existe un trailer de media hora que se paso en San Sebastián con mucho éxito.

MW: Estoy de acuerdo, Nacho Cerdá tiene mucho talento, recuerdo la primera visión de Aftermath como una experiencia impresionante.

CA: Si, después hizo otro corto llamado Génesis, que era espléndido.

MW: A mi ese ya no me gustó tanto.

CA: A mí me parece muy bueno, mucho mejor que Aftermath. Nacho sólo tiene un problema, si puede llamarse así, es un perfeccionista.

MW: ¿Que te pareció Darkness de Jaume Balagueró?

CA: No me gustó. Tenía un buen presupuesto y un buen reparto, pero falla la base, porque es un inconsistente cóctel de tópicos. Pero debo reconocer que tampoco me había gustado Los sin nombre.

MW: A mí esa en particular si me gustó, de hecho me sorprendió, porque tanto Días sin luz como Alicia no me gustaron mucho. Me han comentado que Segundo nombre de Francisco Plaza está mejor.

CA: Sí, incluso es la antítesis de las dos de Balagueró, porque apuesta por la sobriedad. Tiene un defecto de exceso de diálogo, pero para ser una primera película es muy digna.

MW: Lo contrario que en Abuelitos, que no se hablaba nada.

CA: Cierto, es un corto puramente visual.

MW: Qué pena Darkness, después de que Jaume hiciera la peli de OT, estábamos esperando un fallo para echarle en cara su apoyo a este fenómeno estúpido. A mí me chocó el guión de Fernando de Felipe, me da la sensación que si un alumno suyo le presenta un guión así le suspende.

CA: Seguramente.

MW: Cuéntame como conociste a Jesús Franco.

CA: Pues mira, yo trabajaba en el año 82 en el antiguo festival de cine fantástico de Madrid (Imagfic), que tenía sus oficinas en Gran Vía 72, en el piso cuarto, y en el séptimo había una distribuidora que trabajaba mucho con nosotros, nos conseguía películas y tal. Esta distribuidora llevaba en la zona centro dos películas de Jesús; El hotel de los ligues y La noche de los sexos abiertos, cuya distribuidora era catalana. Entonces resultó que un día que subí, no recuerdo ya a qué, estaba allí Jesús reclamando un dinero que le debían.

MW: No me lo puedo creer!!!!!

CA: Pues así fue. Entonces, me le acerqué y le comenté que era fan suyo, que tenía un fanzine cuyo título suponía un homenaje a su cine y que me gustaría entrevistarle. Sabes, en aquella época Jesús estaba muy marginado, nadie le daba bola. Me citó al día siguiente en un estudio donde montaba siempre, Arcofón, para hacerle la entrevista, la cual iba a aparecer en ese número cinco de Morpho que nunca salió. Y de este modo nos hicimos amigos. Yo iba mucho a su casa, o juntos al cine, para ver las películas de un ciclo de la Fox en versión original subtitulada que entonces llegó a la distribución española como maná. Poco después, cuando había finalizado el Imagfic del 83 en el que yo había programado El hundimiento de la casa Usher/Los crímenes de Usher, para escarnio general, Jesús me ofreció irme de ayudante de dirección suyo. Hicimos tres películas más o menos seguidas, más o menos simultáneas: Las ultimas de filipinas, Bangkok, cita con la muerte y Viaje a Bangkok, ataúd incluido. Luego nos enfadamos, más tarde nos reconciliamos. En fin, en resumidas cuentas así se desarrolló la cosa.

MW: ¿Fue entonces cuando conociste a Howard Vernon

CA: Bueno, a Howard Vernon le conocí un poco antes, le traje al Imagfic para la presentación de El hundimiento de la casa Usher/Los crímenes de Usher. Era una persona encantadora y hablaba bien español. Cuando coincidimos en el rodaje de Viaje a Bangkok, ataúd incluido la amistad se reafirmó, y tres años después le llamé para participar en El aullido del diablo.

MW: ¿La mala relación con Jesús te vino por trabajar con el?. Dicen que es muy duro en los rodajes.

CA: Sí que es duro, pero el problema de trabajar con él no es exactamente ése. Sucede que siempre está improvisando y cambiándolo todo, y así es muy difícil trabajar. Pero nuestras diferencias fueron más bien de tipo personal.

MW: ¿Seguís enfrentados?

CA: Verás, tras aquello nos reconciliamos y trabajamos juntos en Biba la banda, una comedia dirigida por Ricardo Palacios, en la que Jesús era el productor ejecutivo. Más tarde estuve a punto de volver a trabajar en una película suya, en este caso como jefe de prensa, creo que era La bahía esmeralda, pero no pude por un problema mío de fechas. Después él me llamó interesado en llevar al cine mi novela La interferencia. Y ahora está enfadado conmigo por el libro que saqué sobre él hace tres años, pues hay bastantes cosas que le irritaron. A mí esto me parece alucinante, porque si yo contara de verdad todo lo que sé sobre Jesús, o bien visto por mis propios ojos o bien contado por gente que trabajó con él y de absoluta fiabilidad, sin ir más lejos Howard, no te puedes imaginar la que se armaría, sería un libro explosivo. En cualquier caso, la última vez que coincidimos fue el año pasado, en la semana de terror de San Sebastián. Al principio, estaba frío conmigo, y yo no menos con él. Al día siguiente, en una comida con bastante gente ambos nos sentamos lo más lejos posible el uno del otro. Pero al final me acerqué a él, para ofrecerle venir al festival de Trieste, y poco a poco charlamos con más simpatía. Y al final ya estábamos hablando como los amigos que éramos veinte años atrás. Sabes, me temo que por más veces que nos enfademos, entre Jesús Franco y yo siempre existirá un mínimo aprecio mutuo, una especie de vínculo que no puede romperse. Por lo demás, guardo un recuerdo maravilloso de aquella semana de San Sebastián porque conocí a Dan Van Husen, que siempre fue uno de mis actores preferidos, y entablé con él una estupenda amistad. Dan vino para presentar la última película de Jesús, Killer Barbys Vs. Dracula, que es un horror sin nombre.

Con Howard Vernon en una escena de "Viaje a bangkok, ataud incluido"(1985-Jesus Franco)

Mw: ¿Nunca has pensado en cruzar al otro lado y escribir algún guión para dirigirlo?

CA: No, la verdad es que no. Para realizar cine hay que tener una precisión visual extraordinaria, tienes que saber yuxtaponer los planos de un modo específico y sin posibilidad de corregir. No es como en literatura, que puedes corregir constantemente.

MW: Parece que te estés excusando...

CA: Podría ser. A lo mejor es un mecanismo de defensa que me pongo para no abordarlo.

MW: Puede ser que al ser critico de cine te de miedo que critiquen otros tu trabajo.

CA: (reímos) No. Para bien o para mal ya han criticado mi labor como escritor y no me ha importado.

MW: Háblame entonces de tu faceta como escritor:

CA: Por el momento se compone de tres novelas, dos thrillers que se titulan La interferencia y Simbiosis, y otra sin género definido, Coproducción. Las dos primeras tienen mucho sexo y violencia, La interferencia transcurre en un Madrid concreto y Simbiosis en un Brasil abstracto. La interferencia funcionó muy bien y Simbiosis muy mal. Yo creo que La interferencia es claramente superior, pero hay tanta gente que me dice preferir Simbiosis que ya empiezo a dudar de mi convicción. En cuanto a Coproducción pienso que es la mejor de las tres, es mi preferida objetiva y subjetivamente. Trata de un cineasta español actual, que pretende resucitar el Spaghetti Western mediante un remake de Antes llega la muerte. Aparece el director de ésta, Joaquín Romero Marchent, como un personaje más, y también se habla de una imaginaria película española protagonizada por el gran jazzman Chet Baker. Hay un homenaje a Miss Muerte, en el desenlace. Por cierto, las tres están escritas, y transcurren, en el verano.

MW: ¿Por?

CA: A mí el calor me inspira, aunque sea un enamorado del Terror Gótico.

MW: ¿Que te parece el trabajo de Daniel Monzón? (que sí que ha dado ese paso de critico a director)

CA: El corazón del guerrero me gusta, sobre todo por ponerse del lado del protagonista, que es un paranoico, defendiendo su perspectiva con una gran lucidez crítica y al mismo tiempo de modo entrañable. Sin embargo la segunda película de Daniel me ha decepcionado. Es un paso atrás en todos los sentidos.

MW: Creo que en un festival de género se le acercó Argento y le felicitó por El corazón del guerrero. Me parece el mejor premio que te pueden dar.

CA: Tanto como el mejor... Con todo, sí es una película que se ha paseado por diversos festivales extranjeros con un gran éxito.

MW: ¿Qué tal es tu relación con Jacinto Molina?. Parece que también hay un poco de amor/odio.

CA: Bueno, a Paul lo conozco desde hace mucho tiempo, creo que fue en el Imagfic del 82 cuando nos vimos por vez primera. Más tarde participé en El aullido del diablo. Que fue un rodaje horrible, hasta el punto de que se interrumpió porque el poco dinero que había se acabó antes de finalizar. Precisamente yo conseguí que se reanudara, convenciendo de que interviniera financieramente a Miguel Tudela, con quien había trabajado poco antes en Biba la banda. Tudela aportó lo que hacía falta para terminar, como un adelanto de distribución. Me sorprende que ahora esta película sea casi de culto.

MW: A mí personalmente me encanta.

CA: Ya...a Paul me lo encuentro últimamente en los festivales de género y charlamos de todo, menos de esa película. El año pasado me lo llevé a Trieste, al homenaje que organicé sobre el cine fantástico español. Salió muy bien, estuvieron igualmente Eugenio Martín con su mujer Lone Fleming, Jack Taylor, Brian Yuzna... Publicamos un libro, FantaEspaña, que supone el segundo que saco en Italia tras el que hice sobre Jesús Franco, y aprovechamos igualmente para presentar el Quatermass sobre el fantástico español, con la presencia de su editor, Javier G. Romero, que es una gran persona y un profesional muy válido.

MW: Hay un personaje dentro de la historia del cine fantástico español que a los integrantes de Monsterworld nos fascina, pero se sabe muy poco de él, ese personaje es Julián Ugarte. Antes me comentaste que tu pseudónimo era en parte en homenaje a él.

CA: Ugarte, sí. Le conocí justo poco antes de morir. Era hijo de una acaudalada familia vasca, y de jovencito era uno de los amantes europeos de Tenessee Williams. Por eso Williams le enchufó para hacer un papel en De repente el ultimo verano, era el chico vestido de blanco en los flash backs. Ugarte era el típico homosexual fino y un poco pedante, altivo y retorcido. Hizo pocas películas porque realmente no necesitaba el dinero, en los años 60 tenía apartamentos en varias ciudades, no te digo más. Por desgracia, cuando le llegaron las vacas flacas su vida se convirtió en un calvario progresivo, incluyendo su matrimonio con una starlette americana que vivía en España, Didi Sherman. Intentó reflotar su economía abriendo un restaurante, creo que era en la calle Libertad, pero quebró. Después contrajo un cáncer que le hizo perder la voz, y terminó su vida malviviendo de forma patética. Murió antes de cumplir los 60 años y se habló de sida, no digo que no pues desde joven tenia todos los vicios habidos y por haber.

MW: ¡¡¡Madre mía!!!, era como un beatnic a la española.

CA: Ahora que lo dices, la verdad es tenía su similitud con William Burrougs. Pero de joven lo que le enfurecía era su gran parecido con Peter O`Toole. Lástima que no hiciera más cine, tenía una presencia y un magnetismo especial para interpretar personajes extraños. Su look, no se me ocurre ahora otra manera de decirlo, es como de satánica oveja negra de una familia aristocrática.

MW: Que vida más novelesca, debería ser llevada al cine.

CA: Pues sí.

MW: Háblame sobre Jack Taylor, otro de los rostros más importantes del cine fantaterrorífico español.

CA: Hombre, hablando de Jack no puedo ser objetivo, porque somos amigos desde hace veinte años. De todas formas también tiene una vida algo novelesca, él es norteamericano de origen irlandés, por eso cuando habla no tiene ningún acento yanqui, y empezó haciendo cosas en Estados unidos para televisión. Cierto día pidieron un actor que supiera hablar español para rodar algo en México, y aunque en ese momento Jack sabía poco más de diez cosas se ofreció. Así que marchó para México, aprendió el idioma y le gustó tanto aquello que se quedó. En México su nombre artístico era Grek Martin, y trabajó, por ejemplo, en películas de luchadores enmascarados como las de Neutrón, o en la serie de Nostradamus el vampiro. Haciendo teatro vino de gira a España, más concretamente a Madrid, y un día llamó a su camerino un director, nada menos que León Klimovsky, y le propuso un papel para un western que estaba preparando. Jack aceptó y a raíz de aquello se quedó en España para siempre.

MW: ¿Como pasó de ser Grek Martin a Jack Taylor?

CA: Bueno, eso fue cosa del coproductor francés, que le dijo que Martin sonaba muy español, además de que era un apellido muy común en España, así que se lo cambió. Jack es una persona culta y tranquila, de gran carisma en pantalla con su porte aristocrático. En el festival de Trieste todo el mundo se quedó maravillado con él.

MW: ¿Cómo ves el cine de género actualmente en España?

CA: Atraviesa un periodo de renacimiento aportado por gente joven que conoce muy bien el cine que se ha hecho con anterioridad, en los 60 y los 70, a la par que está en sintonía con los gustos actuales. Esa forma de combinar el respeto por el pasado y el aprecio por el presente está dando frutos. Por ejemplo Intacto de Fresnadillo me encantó.

MW: Yo la he visto hace poco y no me gustó. Pero estoy de acuerdo en que hay directores que saben lo que hacen, también es cierto que hay mucho intrusista que se apunta al carro de la moda.

CA: Claro, pero estas películas suelen ser malísimas.

MW: ¿En que libros estas trabajando ahora?

CA: Acabo de publicar uno sobre Giuliano Gemma para el Festival de Almería y otro sobre Ricardo Palacios para el de Santander. Y he entregado ya mis colaboraciones para uno colectivo, alemán, sobre el cine de terror de todos los tiempos. En proyecto tengo otro para el extranjero, concretamente Japón, donde lógicamente participará también mi hermano. Y más cosas en Italia.

MW: ¿Te sientes más valorado fuera de España?

CA: No sé qué responderte, porque en España he tenido y tengo estupendas relaciones profesionales. Pero admito que me hace una ilusión especial publicar en el extranjero, acaso porque me crié viendo coproducciones (risas)

MW: Para terminar me gustaría que dieses un consejo a toda la gente que realiza un fanzine o que tiene idea de sacar uno.

CA: Lo fundamental es que no perdáis nunca la ilusión. Porque si eso sucede os convertiréis en la caricatura de vosotros mismos. O, como mucho, en unos aficionados adocenados sin nada que decir.

MW: Gracias por todo.

CA: Gracias a vosotros por la atención.


Con Carlos Aguilar


De izquierda a derecha; Frank Hernandez, Davids Garcia, Carlos Aguilar, Anita Haas y Jack Taylor en la residencia de este ultimo despues de la enttrevista publicada en el numero 1 (2ªep)

No hay comentarios: